A pesar de que el resultado no lo acompañó, el último sábado Pablo Marisi se fue satisfecho del campo de juego del Atlántico. El equipo que le hizo conocer el fútbol de República Dominicana y dónde fue campeón en 2017, lo repatrió tras su última, breve y accidentada etapa en Aprendices.

Marisi sufrió una lesión en dónde se le dañó el 80% del tendón de Aquiles, por lo que se perdió la etapa final del Clausura de la Liga Casildense. Eso le impidió comenzar una pretemporada con normalidad ya que debió intervenir su pierna.

El certamen dominicano le ofrecía la posibilidad de competir desde abril, por lo cual regresar a las tierras caribeñas en donde fue figura le resultó una opción ideal. En el medio analizó algunas otras ofertas, pero finalmente regresó al Atlántico en dónde comenzó a jugar este fin de semana.

El equipo del argentino Nahuel Bernabei arrancó mal pisado. Perdió en su estreno ante Vega Real y le será duro sostener el nivel que mostró en la consagración del campeonato pasado, aunque tiene por delante un camino largo. Los actuales campeones jugarán un total de 22 partidos en la fase regular, incluyendo 11 en su hogar, el campo de fútbol Leonel Placido