En la mañana de hoy se concretó una prórroga de prisión preventiva para los tres acusados de Robo Calificado cometido el año pasado en la localidad de Casilda en una vivienda de calle Roca entre Fray Luis Beltrán y Remedios de Escalada. Los mismos continuarán tras las rejas pero lo sospechoso de esta instancia es que uno de los acusados expresó total desacuerdo con el lugar que habita en la cárcel de Coronda.

Dicho testimonio se toma como una denuncia y es por eso que la justicia trabaja en el caso en nombre del Juez Carlos Paretto. Además, el detenido pidió que por favor lo trasladen desde dicha prisión hasta una más cercana a la ciudad de Rosario para poder estar más al alcance de su familia.

Dentro de la denuncia expresó falta de mantenimiento y de médicos en el lugar. Acusó "situaciones que violarían los derechos humanos". Viviendo según su relato en un "buzón sin luz natural ni artificial ni ventanas". Incluso explicó estar en huelga de hambre desde el lunes.

Luego de la audiencia los representantes de la justicia, Juez Carlos Paretto, Fiscal Emiliano Ehret y la Defensora Pública de los detenidos, Evangelina Bonacalza, analizaron las duras manifestaciones del sujeto. La fiscalía no se opuso a la solicitud de traslado y ya se encuentran trabajando en base a su declaración. 

En relación al hecho de robo calificado, los tres formalmente acusados deberán permanecer en prisión preventiva efectiva mientras se espera por una audiencia preliminar que tiene como objetivo determinar los pasos judiciales a seguir.