Complicado el panorama en la Cámara baja del Congreso de la Nación. Cuando el presidente de Diputados, Emilio Monzó, firmó la resolución que establece la duplicación de los gastos de representación, la gran mayoría aceptó gustosa pero hubo algunos legisladores que sintieron un fuerte rechazo. Las dietas aumentarán en un 100% en los gastos de representación por lo que un diputado pasará a cobrar casi 150.000 pesos por mes. 

Uno de los legisladores que no consideraron apropiada la medida fue Juan Carlos Giordano, representante del Frente de Izquierda. En diálogo con Radio Casilda, el legislador manifestó: "Es una barbaridad que no corresponde. Ellos dicen que deberían ganar aún más para poder equiparar a los senadores y a los jueces, que cobran 240 mil pesos y tienen cargos vitalicios, no pagan ganancias y encima fallan para intentar darle el 2 por 1 a los genocidas".

Giordano llamó a que la gente se manifieste para dar marcha atrás con esta medida. El legislador de Izquierda anunció que no va a cobrar ese aumento, ya que en última instancia se le da el derecho a elegir a cada diputado si quiere o no cobrar la suba de la dieta que ya está decretada. Para el legislador "los diputados se mueven en una semiclandestinidad que sirve para el beneficio propio".