Jeremías Viale conducía los hilos de Deportes Limache, equipo de la tercera división de Chile, desde principio de año. Esta semana tuvo que dejar su cargo a pesar de la buena campaña que venía desempeñando. Se trató de su primera experiencia como cabeza de grupo, la cual le brindó más puntos positivos que negativos.

El joven entrenador arequitense que está instalado en el país trasandino desde hace varios años, había llegado al club Tomatero en febrero. Actualmente era el líder de la divisional -junto a Colina-, totalizando una campaña con 14 triunfos, 5 empates y apenas 3 derrotas. Lo cual lo ponía en una posición más que expectante para soñar con el ascenso. 

En un escueto comunicado que se difundió ayer por la noche, la directiva del Limache dio a conocer la decisión de removerlo de su cargo. La única razón que se le encuentra a esta determinación son los rumores que vinculaban a Viale con San Luis de Quillota. Elenco en el cual trabajó como formador y que se encontraba en la búsqueda de nuevo técnico. Algo que quedó descartado por el arribo de Mauricio Riffo.

El ex jugador de Belgrano, Alumni y Casilda Club se despidió agradeciendo a los hinchas, jugadores y cuerpo técnico. Más allá de la amarga y repentina salida, su gran debut sentado en el banco de suplentes lo coloca en una posición de privilegio ya que su nombre ganó en prestigio.