Ya no habrá más goles para gritar. El casildense Emanuel Villa formalizó su despedida del fútbol cuando el último sábado, el Celaya quedó eliminado en los play-off de la segunda división del campeonato mexicano.

 
Tito es toda una leyenda en tierras aztecas. Fue contratado por el Atlas en 2006, donde marcó 15 tantos en 31 partidos. Pasó a Estudiantes de Tecos y allí gritó 13 goles en 37 encuentros. Cruz Azul lo trajo de regreso a México después de un breve paso por el Derby County inglés, y en la máquina cementera hizo 66 goles en 132 juegos, y fue goleador de un certamen en el Apertura 2009. Tras ese paso exitoso jugó en Pumas y en Tigres, y mostró lo mejor del final de su carrera en Querétaro, donde compartió cancha con Ronaldinho.
 
En Gallos Blancos, Villa ganó la Copa MX y la Supercopa 2017. Volvió a ser goleador en el Apertura 2015 y la Concachampions y hasta supo ser el máximo artillero de la historia del club. En los últimos seis meses fue cedido a préstamo a Celaya Fútbol Club, donde terminó su carrera que se inició en las inferiores de Alumni, se desarrolló en las inferiores de Ferro y en la primera de Huracán, Rosario Central y Atlético Rafaela.