Un sujeto, sobre el que pesaba una prohibición de acercamiento, fue declarado inimputable luego de reiterar hechos de violencia familiar y amenazas. En el mes de marzo, había sido denunciado por tocamiento hacia dos sobrinas que son menores de edad.

Fiscalía intervino en la parte meramente penal ante la comisión de un posible delito, aunque trabajó de forma coordinada con otros actores que conocían de la situación.  El equipo local de Niñez, la Secretaria Social, la Secretaría de la Niñez de Santa Fe y el Juzgado de Familia fueron las restantes partes que ayudaron a esclarecer el hecho.

“Me parece que antes de salir a hablar hay que tener cuidado con la información que se maneja. Se debe buscar una versión oficial acerca de lo que verdaderamente se denunció”, sostuvo Marianela Luna, Fiscal que atendió el caso, en diálogo con Radio Casilda. Los dichos se refieren una versión que circuló acerca de un rechazo en la denuncia porque había sido efectuada por una menor.

Lo concreto es que los primeros sucesos que se llevaron a la justicia datan del mes de febrero de este año y se referían a una amenaza entre dos hermanos mayores de edad. Sin embargo, en marzo se hizo presente la madre de dos pequeñas, de 3 y 9 años, para poner de manifiesto situaciones de tocamiento por parte de su tío. El sujeto acusado en ambos casos era el mismo.

El pasado fin de semana, el hombre en cuestión violó una prohibición de acercamiento que tenía, por parte del Juzgado de Familia, y se apersonó en el domicilio de su hermana para amedrentarla con una gomera y un cuchillo tramontina. Inmediatamente, Fiscalía lo demoró y lo citó a la audiencia imputativa que se celebró el martes con intervención de la doctora Minetti.

Si bien en un principio, el acusado fue formalmente imputado, la defensa pidió una pericia psicológica. Ayer por la mañana, el consultorio médico forense determinó que el sujeto es inimputable. No comprende la criminalidad de sus actos. Por lo que se ordenó la internación en un instituto a designar.