La familia de un nene casildense denunció públicamente las dificultades que tienen para conseguir los medicamentos para tratar la enfermedad que tiene y criticaron la falta de respuesta de las autoridades.

Román tiene 9 años, pero sus huesos dejaron de crecer hace tiempo. Necesita hacer un tratamiento con hormonas de crecimiento aunque desde el gobierno provincial ya le advirtieron que no lo cubren. Recurrieron al Ministerio de Salud de la Nación pero allí sólo encontraron silencio.

Hace tres años, los padres del pequeño notaron algunos síntomas extraños y lo llevaron al endocrinólogo. En el Hospital Provincial de Rosario lo diagnosticaron mal, aseguran, por lo que posteriormente se lo derivó al Centenario. En ese efector, el doctor Chiarpenello le realizó varios estudios hasta detectar que los huesos de Román habían retrasado su crecimiento a partir de los dos años y medio. 

Hoy Román tiene 9 años, aunque su estructura ósea corresponde a la de un chico de 5. Eso le quita fuerza en sus movimientos, impide el normal crecimiento de sus dientes y hasta llegó a aislar socialmente al pequeño.

En diálogo con CasildaPlus.com, Elisabeth, su madre, contó: "Sufre discriminación en la escuela y las prácticas de fútbol. Las maestras me dicen que ni sale a los recreos y ya no quiere ir a jugar los sábados". El chico asiste a la Escuela Aristóbulo Del Valle y se desempeña en la divisiones infantiles de Aprendices.

"Nosotros no estamos pidiendo plata, porque incluso me ofrecieron abrir una cuenta en un banco. Solamente queremos que mi hijo pueda acceder a su tratamiento", insistió su mamá. La familia ya hizo dos veces el papeleo y lo presentó al Ministerio de Salud de la Nación, con la firma del profesional que atiende el caso. La última de ella en el mes de agosto. Aún siguen esperando respuesta.

Mientras tanto, Román intenta seguir con su vida, pero se le suman complicaciones mientras no tenga tratamiento.