La situación que pudo haber traído mayores consecuencias sucedió la semana anterior, aunque la persona que recibió los daños en su comercio decidió hacerlo público ahora. ¿La razón? El dueño del vehículo no apareció más y dejó abandonado el tráiler.

Las cámaras de seguridad que posee un edificio contiguo, donde funciona un aserradero, permitieron ver el momento exacto cuando se desprendió el remolque. Era cerca de las 7 del miércoles pasado y se escuchó como un bombazo en la puerta delantera del lavadero de autos. "Lo raro de todo esto es que la persona que manejaba no apareció más y es extraño que no se haya dado cuenta. Creo que se asustó por la magnitud del daño que hizo", comentó Marco, propietario de local.

Según pudo dar cuenta el principal afectada se trata de un tráiler bastante viejo, de unos seis metros de largo, con pocas medidas de seguridad, sin luces ni patente. "Me gustaría hablar con el dueño y arreglar las cosas", manifestó Marcos con posterioridad.

El lavadero está ubicado en la esquina de 9 de Julio y la Rioja, y la S10 circulaba por la primera arteria con dirección hacia ruta 33. El video no permite observar la patente, aunque sí algunas marcas distintivas. El rodado es de color gris y posee llantas deportivas de seis rayos.

La Guardia Urbana Municipal se hizo presente en el lugar y se tomaron fotografías de los desmanes ocasiones. Más allá del mal trago, hubo mucha fortuna porque no había peatones circulando.