La semana semana de mayo de 2020 quedará marcada en los libros de historia como la primera vez que los legisladores del país tuvieron que reunirse de forma virtual. O por lo menos la mayoría de ellos. El Covid-19 obligó a modificar cualquier estructura y la política no pudo estar ajena. Una periodista oriunda de Casilda contó el detrás de escena de lo que sucedió entre las tarde del miércoles y la medianoche del jueves.

Carolina Dávila prestó su voz para Radio Casilda y relató: "Fue impactante el silencio que se sintió sobre todo en la cámara baja. Estuve en el palco y es lo que se pudo palpar. Muy distinto a una sesión en condiciones normales". En ese recinto hubo sólo 46 legisladores presentes, el resto se conectó de forma virtual y todo funcionó en un clima de absoluto respecto. Comenzando a las 18.15 y extendiéndose hasta las 0.30 del jueves.

Con anterioridad, había sesionado los senadores como Cristina Fernández a la cabeza. En ese lapso si hubo un pequeño problema de conexión que obligó a interrumpir las acciones por no más de quince minutos. 

Dávila detalló que fue necesario reacondicionar completamente las instalaciones de un edificio demasiado antiguo. Por eso las sesiones se hicieron esperar más de la cuenta. Por su parte, con sus colegas pudieron movilizarse únicamente en el Salón de los Pasos Perdidos y el Salón Delia Parodi. Además, no se concedieron entrevistas, se tomó la temperatura a los presentes y se los obligó a portar barbijo en todo momento. Incluso cuando Sergio Massa hizo su ingreso, advirtió a algunos periodistas que no estaban respetando la distancia aconsejada. 

Vale recalcar que la construcción del Congreso Nacional es un sitio histórico, no abundan las ventanas y en ese sector corre poco aire. "En Buenos Aires hay temor y las medidas que se toman son para reducir lo más posible el riesgo de contagio. Sería un caos si se sabe que salta un caso positivo en un lugar así", sintetizó la periodista acredidata.