El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica Firmat, Diego Romero, celebró la reactivación de la fábrica de cosechadoras Vassalli Fabril, luego de dos años inciertos en los que incluso se temió por su cierre. Luego de que un grupo de empresarios asumiera la conducción de la metalúrgica y sumara el compromiso de los trabajadores, la reconocida marca firmatense consolida su continuidad: "Está trabajando en un ochenta por ciento de su capacidad productiva, y con los sueldos al día", puntualizó Romero en diálogo con Radio Casilda

“Tuvimos casi dos años muy complicados, con muchas trabas, y veíamos que la planta ya iba a cerrar. Fue muy difícil contener a la gente porque estaba desesperada. No sabíamos en qué iba a terminar. Era vivir el día a día”, recordó el dirigente metalúrgico.

La aparición de un grupo de concesionarios que apostó “a que la empresa tenga continuidad y siguiera abierta” fue lo que permitió el revivir de Vassalli. Negociaron una deuda con el Banco Nación y a partir de allí comenzó la reactivación, no solo con la fabricación de cosechadoras sino al mismo tiempo apuntando a diversificar la producción.

Anteriormente, “nunca se preocuparon por otros productos, y eso es a lo que nosotros apuntamos y lo que le recalcamos a los nuevos directivos. Ellos tienen muy buenas ideas pero necesitan tiempo”, defendió el secretario de la UOM.

La crisis comenzó en Vassalli con la caída del mercado venezolano y la imposibilidad de exportar las cosechadoras especialmente elaboradas para ese mercado. Unas 120 cosechadoras quedaron varadas en el patio de la empresa. Ahora ya se han vendido varias y en consecuencia se empezó a recuperar el dinero invertido en un principio.

Romero destacó que en todo este proceso “no hubo despidos y eso hay que recalcarlo. Cuando empezamos las negociaciones dijimos que íbamos a acompañar pero no queríamos que tocaran a la gente. Y en este sentido hay que recalcar la predisposición de Marina Vassalli, una de las propietarias, que por decisión de ella no se echó a nadie”.

Por último, el secretario general de la UOM Firmat dijo que están “por el buen camino, produciendo. Entra material a medida que se necesita. Todo lleva su tiempo”.