Venado Tuerto continúa conmovida por las triste situación que se desató el domingo por la tarde en el natatorio del Club Defensores Talleres. Un menor de edad perdió la vida ahogado en la pileta pese a las maniobras que resucitación que se le practicaron. En la investigación que lleva adelante el doctor Mauro Blanco ya se desprendieron dos irregularidades: no había guardavidas en el momento de la tragedia y agua de la pileta lucía turbia.

En diálogo con Radio Casilda, el fiscal del Ministerio Público de la Acusación con sede en aquella ciudad, reveló que hasta el pasado 15 de febrero funcionó en ese mismo lugar una colonia de vacaciones municipales. Dos días después, esa parte de la institución estaba prácticamente abandonada. "El club no estaba habilitado para ese tipo de actividades, incluso en agua de la pileta estaba turbia", contó Blanco.

Ese día había cuatro y cinco grupos familiares que se acercaron a pasar el día, un niño cayó a la pileta y no hubo nadie capaz de rescatarlo. Entre otras anomalías que observó el fiscal, también vale recalcar que no había valles de contención ni tampoco se delimitaron las profundidades.

A raíz de este hecho se imputaron a dos directivos del Club Defensores Talleres, su presidente y secretario, quienes estaban en el lugar cuando ocurrió el fallecimiento del pequeño y fueron detenidos. A principio de semana fueron puestos en libertad. De todas formas la investigación de la causa, caratulada como homicio culposo sigue su marcha. 

Las penas que se preven van desde dos a cinco años de prisión, y hasta diez años de inhabilitación. Por el momento se ordenó el vaciamiento del natatorio aunque no se clausuró el club.

La palabra del fiscal