“Fue todo muy triste, pero me gustaría hablar, para que no quede en el olvido” | CasildaPlus.com
*/ennoticias/Fue-todo-muy-triste-pero-me-gustaria-hablar-para-que-no-quede-en-el-olvido-20200223-0002.html*
*/casildaplus/contenidos/2020/02/23/noticia_0002.html*

“Fue todo muy triste, pero me gustaría hablar, para que no quede en el olvido”

Fue la primera frase de Nicolás Ruggeri, casildense y sobreviviente de la tragedia de Monticas del año 2017 que dialogó con CasildaPlus previo a una fecha muy dolorosa en su vida 

Esa mañana del 24 de febrero, un pibe de la ciudad se subía corriendo prácticamente, a un colectivo de línea que ese viernes tenía pautado el recorrido Casilda - Rosario en el horario de las 10 AM. Las ansias eran muchas, ya que como él mismo recuerda en diálogo con CasildaPlus, “era mi primer parcial de Kinesiología”.

Los pibes tricolores bancando a sus amigos.

Tricolor de nacimiento, viajaba junto a un compañero de vida y de club, Jason Pautasso. Ambos por suerte hoy se encuentran con vida. “Lo primero que se me viene a la mente si me decís 14 de febrero es tragedia, tristeza y dolor. Arranque el día un poco ansioso porque tenía mi primer parcial para la facultad, era la primera semana de clases y yo hacía la carrera viajando y en esa semana ya me daba cuenta de las cosas que pasaban con Monticas”, explicó Ruggeri en diálogo con Casilda Plus.

En relación a esto último, aclaró: “imperfecciones, demoras en los horarios, coches en mal estado, etcétera, era salir y no saber si llegabas a horario o te quedabas a mitad de camino porque se rompía”, detalló.  Ese día, no iba a ser la excepción, aunque llegando a Pujato, (pueblo vecino a 12 km de distancia), logró tranquilizarse y dormir.

“Cuando me desperté ya había pasado todo”, indica. Y continúa diciendo: “Primero me toqué y tenía toda la cabeza cortada, el hombro me dolía mucho y tenía las piernas también lastimadas. Estaba atrapado entre dos asientos que se habían desprendido. Después, traté de buscar mi compañero pero no lo veía por ningún lado, eran gritos y llantos ahí adentro” describe. Ruta nacional 33, kilómetro 779, entre Pérez y Zavalla, lugar de los hechos.

La selfie que recorrió el país.

Los bomberos que habían llegado para el rescate, le sirvieron agua y gaseosa, como para hidratarlo un poco entendiendo el calor sofocante que hacía. “Me ayudaron a parar y a sentarme en un asiento que estaba más atrás, al ver que me sentía bien opté por decirles que se enfoquen en las otras personas que estaban peor que yo, por eso a mi me sacan último”, asevera.

Al ser consultado por la magnitud de lo que había pasado, él manifestó: “Pregunté qué pasó y me dijeron que habíamos chocado de frente con otro colectivo. La parte de la trompa estaba destruida y se veía que estábamos adentro de la zanja. En el momento no tomé magnitud de lo que era y ni la gravedad del hecho”, señala.

A medida que pasa el tiempo me doy cuenta que me salve solo por suerte. Yo la puedo contar pero hay otras personas que lamentablemente ya no están y no hay justicia por ellos ni por sus familias. Hay padres que ya no están, abuelos que ya no están, hijos que no están y eso es lo más triste. Porque se podría haber evitado”, anuncia Ruggeri.

Ese mismo viernes, hubo reclamos en la terminal.

En el ocaso de la entrevista, el último pasajero en descender del rodado que viajaba desde Casilda a Rosario, dejó en claro que es lo que espera. “Ya pasaron 3 años de lo que pasó y no hay nada concreto todavía, no hay respeto por los fallecidos y sus familias que son los que necesitan justicia. Esto no debe quedar impune  hay 13 personas que salieron y no volvieron más a sus casas y eso es lo que importa y por ellos debe hacerse justicia”, confió.

“No hubo controles, ni medidas de seguridad y nadie hizo nada a pesar de que todo el mundo sabía que esos coches no iban más”, terminó diciendo Tanque. Hoy, continúa con sus estudios y puede mirar al pasado, con dolor, pero al menos, junto a sus familiares y amigos que día a día lo ven crecer.

Aquí la nota completa que el propio Ruggeri dio a Radio Casilda desde el interior de uno de los colectivos accidentados. En la nota además de contar lo sucedido deja un saludo para su abuela, donde le dice que está bien. Emoción, entre tanto dolor.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de casildaplus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo