La tarde que la ciudad se despertó e invadió la terminal | CasildaPlus.com
*/ennoticias/La-tarde-que-la-ciudad-se-desperto-e-invadio-la-terminal--20200222-0003.html*
*/casildaplus/contenidos/2020/02/22/noticia_0003.html*

La tarde que la ciudad se despertó e invadió la terminal

El 24 de febrero de 2017, luego de conocerse la noticia del siniestro, cientos de casildenses mostraron su furia en la zona de boleterías y hasta impidieron que un colectivo de Monticas saliera a la ruta

Todavía quedaba algún vestigio de un verano intenso. Ese viernes, el cemento estaba particularmente caliente y caminar al aire libre se hacía una tarea difícil. Aún así, había quienes estaban culminado su semana laboral o cumplían con sus deberes como estudiantes. O tal vez simplemente viajaban a visitar a algún familiar. El interno 105 partió desde Casilda pasada las 10 y se perdió por el sendero de la ruta 33. Algunos minutos más tarde protagonizaría el choque más trágico del sur santafesino en años.

Las primera imágenes que se viralizaron por redes sociales daban cuenta de un siniestro frontal de dos colectivos de línea. Sus ploteos dejaban al descubierto que ambos pertenecían a la discutida firma de Monticas. Los Bomberos de Casilda también dieron la señal de alarma en su cuenta de Twitter y pronto todo el mundo se enteró del horror que acababa de ocurrir.

Las horas que prosiguieron sólo empeoraron la situación. Familiares desesperados por conocer el estado de salud de sus seres queridos y otros que jamás iban a volver a escuchar la voz del otro lado del teléfono. La convocatoria fue espontánea, el hartazgo reunió a una multitud y redujo a una mínima expresión a las pocas excusas que quedaban por decir.

Cuando bajó el sol en la capital del Departamento Caseros, la luz la pusieron todos aquellos que aun con lágrimas en sus ojos, se encargaron de ponerle fin a años de tiranía de una empresa nefasta. Porque si bien el Gobierno Provincial hizo oficial la quita de la concesión a Monticas, fue el clamor popular lo que realmente provocó la extinción.

La marea de ciudadanos se paró en cada rincón de la terminal local, cantó contra los responsables, pidió justicia para quienes ya no estaban y dejó una marca indeleble para la historia de la localidad. Algo tenía que cambiar, no podía volver a repetirse, el levantamiento rompió un esquema obsoleto y movió la colmena de las abejas reinas que miraban haciendo la vista gorda.

¿Qué pasó después del 24 de febrero de 2017?

El accidente que involucró a los dos micros de Monticas motivó el nacimiento de un grupo de vecinos que se transformó en una herramienta más, una genuina para sentarse a discutir con quienes tenían que empezar a cambiar la historia. Pero a diferencia de lo que sucedía antes, los Usuarios Autoconvocados por un Transporte Público, Seguro y Eficiente finalmente encontraron la atención que tanto habían reclamado quienes a diarios se subían a las unidades obsoletas.  

González y Quintero, dos de los autoconvocados en una unidad nueva.

CasildaPlus.com estuvo en contacto con el doctor Juan Manuel González, uno de los integrantes de aquel conjunto que fue perdiendo presencia con el correr de los meses. A tal punto que hoy en día se encuentra 'desactivado', por llamarlo de alguna manera. Aún así, el testimonio es sumamente valioso. De hecho, el mismo entrevistado dijo sentir la causa como propia porque -como tantos otros- omitió muchas denuncias por deficiencia antes de aquel fatídico 24 de febrero.

“No estoy conforme con las imputaciones que se conocen hasta el día de hoy. Me parece que hay personas responsables que ni siquiera son nombradas”, reflexiona González mientras analiza toda el agua que pasó bajo el puente. Sin embargo, destacada que Monticas abrió algunas puertas hacia lo que considera "un pequeño avance". Por ejemplo, el hecho de contar con una oficina propia de reclamos que se ha ido mejorando y hasta posee un sistema informático.

Además, hizo un especial agradecimiento a los medios de comunicación, que acompañaron la movida antes y después del siniestro. En ese sentido, argumentó que la lucha y el pedido de justicia debe continuar más allá de la presencia o no de Autoconvocados. Pidió hacer foco sobre el cuidado en la seguridad vial y añadió que el regreso del tren de pasajeros sería una alternativa muy positiva para la región.

La terminal de Casilda hoy, tres años después

Parece que semejante tragedia motivó en aquel entonces al gobierno de MIguel Lifchitz quien decidió apostar a la inspección local en la terminal de Casilda y colocar dos personas que diariamente chequean el estado de los ómnibus antes de volver a la ruta correspondiente para seguir trabajando en lo suyo.

La intención es controlar toda la unidad, sus neumáticos, vidrios, espejos, la cantidad de pasajeros con la que el transporte sale de su plataforma e incluso el sonido del motor si es que notan algo fuera de lo normal. Su trabajo le da la potestad de prohibir en el caso que así lo determinen, que un colectivo (cualquiera sea la empresa para la que trabaje) continúe con su recorrido.

Fue, por ejemplo, lo sucedido hace muy poco tiempo cuando se sacó de circulación un servicio diario por el hecho de que uno de sus neumáticos tenía a la vista los hilos de hierro que la integran. Si bien en ocasiones esto complica el presente y los tiempos de los pasajeros, siempre es mejor la prevención.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de casildaplus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo