La policía de Los Molinos en conjunto con el fiscal Juan Pablo Baños trabajan en dar con los responsables de una fiesta masiva -aproximadamente 200 personas- y clandestina que se celebró en zona rural de mencionado pueblo, a unos tres kilómetros de la zona urbana y casi al límite con Sanford.

"El domingo a las 3 de la madrugada aproximadamente, la subcomisaria primera de Los Molinos recibe un llamado telefónico por parte del 911 donde dan cuenta de una fiesta clandestina que se estaba dando en zona rural en el límite con Sanford, a unos tres kilómetros", comenzó diciendo Hernán Ferrero, jefe de la Unidad Regional IV, en diálogo con Radio Casilda.

Además, suma que "personal policial se dirige por un camino rural y a la altura de un monte observa gran cantidad de personas, todos en vehículos particulares quienes al notar la presencia policial se van en diferentes direcciones".

Tal como comentó el entrevistado, no lograron dar con los presentes "dada la inferioridad numérica del personal policial". De todos modos, aseguró que "se le dio conocimiento a la fiscalía de turno a cargo del doctor -Juan Pablo- Baños, fue una fiesta convocada por redes sociales y a hay una persona responsable de eso".

El Ministerio Público de la Acusación puso en acción tareas para dar con la persona que motivó por redes sociales el encuentro que reunió a unas "150 o 200 personas", según confió Ferrero basándose en lo informado por los uniformados de dicho pueblo.

Para concluir señaló que la fiesta se desató "en un camino rural con el límite de Sanford y desarrollándose en un monte, no en una casa o casa quinta sino bien en zona rural", y concluye diciendo que "inclusive ven un vehículo con un parlante de gran dimensión".

 

La palabra del Jefe de Policía de la URIV.