Nunca más volverá a ser un día común y corriente para la ciudad. Cada 7 de diciembre se recordará a Francisco Quintana como símbolo del daño que las drogas causan a nuestra juventud.

Por iniciativa de amigos, familiares y las instituciones que componen la multisectorial "Ni Un Pibe Menos x La Droga", los habitantes de Casilda fueron convocados a las 19 en la esquina de la escuela Manuel Leiva, donde el chico cursaba los estudios secundarios. 

Desde las esquina de Dante Alighieri y Mitre, las diferentes agrupaciones nucleadas en una misma causa caminaron hasta la calle Buenos Aires hasta llegar a la Plaza de los Mástiles.

 
Tras el homenaje que realizaron sus amigos músicos, y las pinturas realizadas por sus compañeros que exhibieron los profesores, su mamá, Yanina Espíndola, ensayó un conmovedor discurso.