La apoderada legal que posee el municipio defendió la postura del gobierno local de retirar la precaria vivienda que estaba montada en la esquina de Bogado y Diagonal Roma. Aseguró que hubo varias citaciones al dueño del terreno y éste nunca compareció. Ante ese panorama, y debido a los reclamos de los vecinos del barrio, decidieron remover el hogar porque lo consideraron abandonado y, además, ocupaba espacio en la vereda. 

“No hicimos más que aplicar lo que la norma indica en el Código de Edificación. Y no se tumbó, se removió. Los elementos que contenía fueron decomisados y están disposición de quien acredite su titularidad”, dijo Patricia Ferraretto en los micrófonos de Radio Casilda. Según su testimonio tenían denuncias que el sitio se estaba volviendo hostil y había quienes lo utilizaba como "aguantadero".

Las pertenencias están tiradas en el corralón.
Las pertenencias están tiradas en el corralón.

Por otra parte, la Subsecretaria Legal y Técnica, contó como fue el proceder antes de tomar la determinación definitiva. Como primera medida, consultaron al Departamento de Catastro y comprobaron que la parcela estaba a nombre de alguien de apellido Espíndola. Pero que además, si situaba sobre un espacio público. Intentaron establecer comunicación con esta persona y ante su no presentación, removieron el rancho. Incluso manifestó que los habitantes de la zona quedaron conformes con esa tarea.

Lo extraño del caso es que desde el municipio dicen desconocer a Miguel Cabaña, quien ayer se presentó como el dueño de la casa y que es ciudadano casildense desde más de 30 años. Si bien se supone que su situación social, de salud y habitacional ya fue tratada en el pasado, la actual gestión no constaría de registro alguno.

"Si necesita algún tipo de ayuda para realizar una nueva construcción, previa comprobación, se le van a facilitar los medios para volver a enclavar una vivienda", sintetizó la doctora Ferraretto.

Recogió el guante
Fernando Moschini, abogado.
Fernando Moschini, abogado.
Fernando Moschini es el abogado que representa al tío de Cabaña, único familiar con vida que tiene el hombre en la ciudad y que es el titular del inmueble situado en barrio Nueva Roma. "Lo que se plantea es algo muy discutible y lo vamos a plantear. La vivienda se hizo en 1984 y en ese momento no había urbanización. Cuando se trazaron las calles, una parte quedó en la vereda. Pero las leyes no son retroactivas", soslayó.
Para el doctor Moschini, el municipio actuó por impulso y arrebato, desconociendo datos relevantes para la causa. Como por ejemplo, que dos de los sobrinos de Cabaña son parte del personal de trabajadores municipales. Para colmo, los muebles que debían estar en el corralón permanecen a la intemperie y se están arruinando mientras se los retiene.