El testimonio es fuerte y suena como una pesadilla. Sin embargo, la muchacha que dijo ser víctima de una violación en calle San Luis al 2400, decidió contar aquel momento de espanto. Si bien aportó algunos elementos a la Fiscalía, la Justicia todavía no pudo esclarecer la situación y encontrar material que compruebe el hecho.

“Todo el tiempo (el agresor) me mantuvo con los ojos cerrados y me amenazaba con que me iba a apuñalar si los abría. Apena pude divisar que tenía una capucha puesta”, contó la mujer en diálogo con Radio Casilda. Según su relato, un sujeto que venía en una bicicleta estilo playera de color azul, la empujó contra el cordón y le revisó la cartera antes de obligarla a ingresar a una obra en construcción.

“Hizo conmigo lo que quiso. Me dejó completamente desnuda y cuando pude reponerme, me vestí y salí a la calle para constatar que se había ido”, prosiguió. Pese a que en ese momento tuvo mucho miedo de radicar la denuncia, la joven contó con mucho apoyo de parte de sus familiares y pasó toda la jornada de viernes tratando de brindar mayores detalles a quienes investigan lo acontecido. De todas maneras, dijo sentirse decepcionada por cómo se está manejando el caso. “Me dio la sensación de que no creían del todo lo que estaba contando”, se sinceró.

El primer informe forense realizado en la ciudad de Rosario no constató que hubiera señales de violencia sobre el cuerpo de la víctima. Sin embargo todavía resta que se conozcan las pericias médicas.