El Ministerio de Educación de Santa Fe tiene en carpeta alrededor de 500 escuelas para que sus alumnos logren el tan ansiado retorno a los establecimientos. En ese conteo, que representa a un tercio de los edificios de todo el territorio, no se contabiliza a ninguna localidad del sur. Según la Secretaria de Gestión Territorial, Rosario Cristiani, por el momento es difícil hacer alguna conjetura al respecto.

Dentro de los protocolos que estarían aprobados se incorporó a localidades de las Regiones I y II, con sedes en Tostado y Reconquista. Lugares con escaso o nulo contagio. Además, están sobre la mesa las situaciones de la Región IX de San Cristobal, la Región VIII de San Jorge, la Región III de Rafela -también incluye Castellanos y Las Colonias- y algunos casos puntales de la Región IV de Santa Fe. 

Todo los mencionados anteriormente se incluirían dentro del porgrama 'Escuela Seguras', que tiene como meta garantizar el buen estado de los establecimientos a la hora del retorno a la semi-presencialidad. Para eso se realizó un relevamiento escuela por escuela, para conocer el espacio disponible, las condiciones sanitarias de lugares comunes y las aberturas con las que se cuentan.

Dentro de la Región VI, con sede en Rosario y que incluye a buena parte del sur, los recorridos por los establecimientos recién comenzaron el pasado 15 de julio. Se trata de un total de 1053, agrupados en 874 edificios. Un amplio y arduo trabajo que incluye opiniones de los Ministerios de Educación, Salud, Desarrollo Social y Transporte. Nada se deja librado al azar. "Por supuesto que la región del sur va a ser la última en comenzar, por razones obvias", insistió Cristiani. 

La primera etapa de 'Escuelas Seguras' se proyecta específicamente en localidades con menos de 7 mil habitantes, con las condiciones edilicias garantizas y en las cuales el personal docente y directivos sean originarios del lugar. O que no que no deban desplazarse más de 30 kilómetros. Incluso la Secretaria admitió que hubo casos de escuelas a las cuales les bajaron el pulgar porque se encuentran en el límite contras provincias, como Chaco o Córdoba, y sus directivos están radicados fuera de Santa fe. 

Lo concreto que es la región centro-norte está viendo como más palpable una situación que hace meses parecía lejana. Los guardapolvos y uniformes volverán a verse y se dejarán de lado por un tiempo las pantallas. Para Casilda y zona habrá que seguir esperando. Si hay algo que no están enseñando a desarrollar esta pandemia es la capacidad de infinita paciencia.