Una multitudinaria marcha se realizó esta tarde en el pueblo donde le arrancaron la vida a una joven de apenas 19 años. El dolor y la impotencia se pudieron sentir en el ambiente. Miles de personas concentraron en la plaza principal, justo enfrente del kiosco que solía atender la víctima. Sus amigas recordar a Juli con lágrimas en los ojos y pedidos que se repiten hasta el hartazgo sin que haya respuestas.

En medio de la muchedumbre y luego de marchar por las calles de Berabevú, Sofía, una de las chicas que conocía a Julieta, enfrentó los micrófonos de Radio Casilda y CasildaPlus.com. A pocas horas de haberse enterado del brutal asesinato, dijo haber pasado por miles de sentimientos, de no poder creerlo en un primer momento, a la tristeza y bronca conjugadas.

"Eduquen a los pibes, sin consentimiento no se toca una mujer. Vivía a tres cuadras de su casa, estaba volviendo de trabajar y no pudo llegar", se quejó con razón la entrevistada. Admitió que en la jornada de ayer nadie esperada ese final, todos abrigaban las esperanza de que fuera un malentendido y que Julieta iba a aparecer con vida. A las 22.30 del sábado, a todo el pueblo se heló la sangre.

El pedido de justicia se replicó en todas las localidades de la zona, incluso en Casilda y también en Rosario. Mientras tanto, la Unidad Fiscal de Melincué todavía no prestó declaraciones oficiales al respecto ni lo hará hasta tanto se lleve adelante la audiencia imputativa. La cual, por ahora, involucra a un único detenido. Un hombre de 29 años, también oriundo de Berabevú, que está sindicado como autor del brutal crimen.