No se salvan ni los animales. El domingo por la tarde, un hombre fue sorprendido en inmediaciones de la ruta 92, cerca del Área Industrial, mientras huía montado a caballo. La policía lo detuvo y resultó ser uno de los nueves equinos que forman parte de la caballería de la Montada. 

El robo se perpetró con aparente premeditación, puesto que el malhechor llevó consigo un freno para poder jinetear sin inconvenientes con el caballo. Claro que no contaba con que  su sospechosa presencia fue advertida por vecinos de la zona que dieron aviso a las fuerzas de seguridad. Más tarde se convocó al personal de Sanidad Animal para constatar que se trataba de uno los equinos de la Montada.

"Los intrusos tiraron abajo el boyero y seguramente abrieron la tranquera. Porque cuando nosotros arribamos ya incluso había sido cerrada", contó Andrés Martínez, del mencionada área, a Radio Casida. El predio en el cual reposan los animales está frente al galpón del viejo matadero, en las afueras de la ciudad. Allí hay un corral que todavía no fue completamente cercado por el alambrado. No sólo están los caballos de la Montada, sino que también se les da reparo a otros equinos rescatados o secuestrados que no son reclamados por sus dueños.

El personal que utiliza a los animales tiene rutinas asignadas para recorrer, sobre todo, el barrio Nueva Roma. El caballo que fue rescatado fue sometido a revisión médica y no hubo lesiones aparentes.