En 2015, la anterior gestión del gobierno municipal de Juan Carlos Bacalini anunció la ampliación del tendido eléctrico de la red de media tensión para dotar de energía a todo Nueva Roma y continuar con la iluminación pendiente en el boulevar Villada. El plan incluía dotar al área industrial y descomprimir la red que nutre al resto de la ciudad para mejorar el funcionamiento en su barrio más amplio. Pasó el tiempo, cambió el signo político en el gobierno nacional y municipal y la importante obra se escurrió, aún después de haberse iniciado una serie de trabajos que demandaron inversiones millonarias.

Esta semana, llegó a Casilda la comunicación oficial del Ministerio de Energía. La nota firmada por el ingeniero Juan Luchilo -Subsecretario de Energía Eléctrica- dio por terminado el vínculo de Nación con la Municipalidad, a quien le sugiere continuar las gestiones a nivel provincial.

Este miércoles en Radio Casilda, Juan José Sarasola descargó su ira en función de un tema por el cual se reunió varias veces en Buenos Aires e incluso supo recibir personas enviadas puntualmente para monitorear los trabajos. “No es solo el tema del tiempo sino toda la historia de la obra y los compromisos asumidos. Ahora hubo un cambio de actitud. El resumen de la nota dice ‘muchachos, arréglense como puedan’. La obra viene mal de arranque”, manifestó el Intendente y comenzó a levantar temperatura.

Según lo detalló, el mal inicio de esta historia con final triste data de la propia firma de un convenio marco, que nunca tuvo una correlación de un convenio específico. Igualmente se adjudicó y se contrató a Nusbaum, la firma local para que avance con la colocación de columnas y para que acopie el resto. Cuando en junio de 2015 no hubo respuestas económicas, las obras se frenaron. En esa instancia fue que Sarasola asumió en la Municipalidad con la promesa de la adjudicación del dinero para continuar con los trabajos, pero los recursos no estuvieron, el expediente pasó del Ministerio de Planificación al de Energía, y con el cambio de gobierno Nacional, se retomaron las reuniones encaminar el tendido eléctrico de media tensión.

“En Abril de 2016, el ingeniero Rolando me llamó y me dijo que me quede tranquilo que la obra se iba a hacer pero debían tener un panorama claro de lo ejecutado mediante una auditoría”, continuó Sarasola que describió la comunicación que mantuvo con Osvaldo Rolando, el entonces subsecretario de Generación, Distribución y Transporte de Energía Eléctrica, que renunció seis meses antes de la salida del titular de su área Juan José Aranguren.

La auditoría tuvo lugar en enero de 2017 y fue realizada por especialistas de la UTN que aconsejaron seguir con la obra. Pese a esa directiva, desde Nación le aclararon al Intendente  que si financiaban la obra, no lo iban a hacer al precio actualizado por la inflación y que los aumentos debían ser costeados por la administración municipal. Una misión imposible dado que la diferencia estimada es de 15 millones de pesos.

El siguiente paso fue gestionar una reducción de los trabajos con la Empresa Provincial de la Energía para modificar el proyecto y que aunque sea, puedan realizarse obras menos ambiciosas que puedan cumplir con el propósito de dotar de más energía a Nueva Roma. Eso costaba unos 5 millones de pesos y la EPE se encargaría de afrontar esos gastos pero la idea tampoco tuvo eco.

“Presentamos ese proyecto y nos encontramos con que en diciembre hubo cambios en el ministerio y tuvimos reuniones con los nuevos funcionarios que nos dijeron que era muy difícil que se avance con la obra, ni siquiera con la más chica. También es planteamos que se hagan cargo de lo construido, que aún se le debe a la empresa”, detalló Sarasola, quien recibió la negativa recién esta semana.

La máxima autoridad de la ciudad destacó la paciencia de la familia Nusbaum pero admitió que los funcionarios nacionales les comunicaron que no se iban a hacer cargo de nada y que es la EPE la que debe asumir el gasto que asciende a unos 10 millones de pesos por lo que ya se ha construido. Ante tales distorsiones, el Intendente gestiona soluciones con la Secretaría de Energía de la Provincia donde encontró una mejor predisposición que en la Nación.