Los trabajadores que se desempeñaron hasta fines del mes pasado en las cabinas situadas entre Casilda y Pujato completaron el traspaso a una nueva firma. De todas maneras, el conflicto por la continuidad laboral está lejos de concretarse. Por el momento, los únicos que retomaron sus tareas habituales son quienes están abocado al sector de seguridad vial.

En diálogo con Radio Casilda, Néstor Farías, delegado de Sutracovi, confirmó que los cuarenta contratos de la antigua prestadora fueron tomado por la empresa Corredor Panamericano II. Sin que eso signifique que habrá puestos para todos. “De alguna manera se va a resarcir a todos los empleados, pero no es lo que uno busca como delegado. Queremos que cada uno conserve su puesto de trabajo”, manifestó el sindicalista.

Luego de los primeros acercamientos que tuvieron con los responsables de la flamante firma, se logró conservar al personal de seguridad vial. Aunque sólo representan a un cuarto de las personas que se desempeñaban en el peaje. Los cobradores están todavía a la deriva.

"Gracias a esto se sigue prestando el servicio en el corredor de la ruta 33, que incluye grúa liviana, grúa pesada y patrulla. Además hay cuatro supervisores y alguien a cargo de maestranza. Existe la posibilidad que a partir de septiembre se reincorporen dos chicos más para cumplir con los turnos que establecen los pliegos de patrulla", detalló Farías.

Los obreros que aún no recibieron el llamado para volver a sus tareas sigue percibiendo un salario, aunque es mucho más reducido que el normal.