El último domingo se celebró el encuentro entre Argentino de Fimat y Sporting de Bigand, correspondiente a la 9na fecha del Torneo Clausura de la Liga Deportiva del Sur. El match se saldó con triunfo para el último monarca del torneo doméstico por la mínima diferencia. Hasta allí, todo normal. Minutos después que se retiraron del predio del Cuevero, un grupo de jugadores de ambas entidades se encontraron en una estación de servicio y se precipitó un hecho bochornoso.

Alexis Cardozo, hombre de Sporting, denunció a cuatro futbolistas de la institución albiceleste por haberlo agredido físicamente en el mencionado reducto. Según consta en su declaración. Sus agresores se bajaron de un automóvil y lo golpearon en el piso. Además, aseguró que le quitaron su billetera.  Los cuatro señalados ya se presentaron a declarar en la Comisaría 4ta de Firmat, negaron el hurto pero sí admitieron que hubo una pelea de por medio. La causa está a cargo del fiscal Matías Merlos, del MPA de Melincúe.

Para quienes observaron el espectáculo deportivo en la cancha del Cuevero, no había demasiado indicios que pudieran hacer prever este final. Cardozo llegó a mita de año para reforzar a Sporting, por lo que ni siquiera se conocía en el ambiente de la LDDS. Para colmo, luego de la paliza que le propinaron, se habrían filtrado mensajes de WhatsApp con amenazas cruzadas.

"Todo terminó normal, nos saludamos en la zona de vestuario. No sé que pasó por la cabeza de estos muchachos. Hay que erradicar este tipo de violencia", manifestó Sergio Colomba, delegado de Sporting, en los micrófonos de Radio Casilda. Al mismo tiempo aprovechó para contar que el estado de salud de Cardozo es bueno, aunque tiene cortes en la cara y dolores dorsales. También aclaro que hubo solidaridad de parte de los dirigentes del Cuevero.

Por su parte, Darío Girotti, mandamás de Argentino, expresó: "Me duele mucho porque existe una buena relación entre las dos instituciones. Los responsables van a tener que comparecer ante la justicia y aclarar esto que es lamentable". La institución de Firmat no tomará parte legal en la defensa de sus jugadores y esperará hasta conocer la resolución de la justicia antes de tomar una medida disciplinaria con los involucrados.