El joven Stéfano Barisón vivió un fin de semana agotador y satisfactorio al mismo tiempo. Estuvo en el sur argentino para ser parte de una exigente maratón de 130 kilómetros. Las condiciones climáticas que imperaron obligaron a recortar la prueba, pero nada pudo detener el andar del casildense que finalizó entre los mejores 60 de la general.

El recorrido se desarrolló en la capital de Tierra del Fuego, Usuhaia, y comprendió un paso por montañas, caminos suniosos y rocosos, que hicieron del viaje toda una travesía. Más de mil participantes de todo el mundo se acercaron hasta el sur argentino a ser parte de un desafío físico y mental.

Los 130 kilómetros originales fueron recortados a un poco menos de 117, por una cuestión de seguridad, y el chicos del Casilda Trial Team fijó un crono de 28 horas, 51 minutos y 33 segundos. Culminó en el puesto 60 de la general y 5º en su categoría.

Los méritos crecen si se tienen en cuenta otras circunstancias. Por ejemplo, Barisón se entrenó en el llano todo el verano, un terreno muy diferente al que se encontró en Usuhaia. Más del 70% de los competidos no llegaron a la meta. Y a lo largo del recorrido había puestos para alimentarse e hidratarse.

Escuchá la nota con el corredor casildense