Ya son varios los incrementos que sufrieron los bolsillos de los consumidores que en ocasiones no pueden elegir otro medio de transporte que no sea aquél que funciona con combustible. Es por eso que, con la posibilidad de tener que pagar casi un 2% el precio de la nafta desde este jueves, los usuarios ya casi ni se expresan.

Desde el sector petrolífero catalogan a la suba como "necesaria" y "moderada" porque entienden que sus productos cuestan un 10 por ciento menos de lo que en verdad, deberían costar.

Una recorrida por las calles de la ciudad muestra las mismas caras que hace muy poco, cuando también las estaciones registraron una alza en sus carteles. "¡¿Otra vez?!, exclamó uno de los vecinos a Radio Casilda, que sorprendido, agregó: "Es imposible cargar ahora, se nota mucho más la diferencia, no se puede andar más con vehículos. Yo trabajo con esto y tengo que cargar a la fuerza, pero el auto personal no lo uso".

Por otro lado, otras de las usuarias se refirió a la situación pero ya un tanto resignada: "No me voy a extrañar por eso, ya estamos acostumbrados, prefiero no comentar porque a mi me sorprende todo, este país es raro". En el caso que el aumento se confirme en un 2%, la nafta súper en la ciudad pasaría a costar $49.12 aproximadamente.

"El auto lo uso lo justo y lo necesario", anunciaba otra joven al aire de Radio Casilda. Dejar de utilizar los rodados, buscar otras alternativas y subirse al auto por pura necesidad es lo que empiezan a hacer los casildenses para ir contra este aumento.

Para cerrar, una frase resumió lo que muchos pensaban en la estación local: "No sabía del aumento, no estoy informada, es un desastre el país, va a ser imposible circular". Sorprendida y resignada, ese es el ánimo que se siente en las calles, sobre todo de aquellos que deben pasar por el surtidor de manera habitual para poder desarrollar sus respectivas actividades.