Este jueves, la Multisectorial Casilda plantea una gran concentración frente a las oficinas de la Empresa Provincial de la Energía. El objetivo es repudiar los aumentos de  las tarifas en todos los servicios públicos, para luego marchar al Concejo.

La EPE se toma como un lugar simbólico para manifestar el descontento con todo el resto de las subas, y es un sitio de partida para luego llegar al recinto que reúne a los concejales en el municipio.

El encuentro está previsto para las 19. Después de manifestarse en Ovidio Lagos y Fray Luis Bletrán, las columnas se dirigirán a Casado y Buenos Aires. El objetivo de encontrarse con los ediles es entregarles un documento en el que se exige que se retrotraigan y congelen las tarifas con los costos de diciembre del año pasado y se suspendan los cortes por falta de pago que realiza la Sapem, subdistribuidora del gas en la ciudad.

En el inicio de la semana, en el salón del Sindicato de Trabajadores Municipales, unas 60 personas se reunieron para debatir el impacto de los aumentos. Luego en la sede local de la UOM, Alberto Muñoz, titular de la Asociación Nacional de la Unión de Usuarios y Consumidores, marcó las claves de las subas propuestas desde el gobierno nacional. A la entidad que fue anfitriona del cónclave, le llegó una factura de $125.000 en su clínica, todo un caso testigo de lo despiadadas que resultan este tipo de políticas.