9 de Julio de Berabevú es el campeón vigente de la Liga Interprovincial y posee un plantel sumamente competitivo, el cual disputó las últimas tres finales y sumó dos estrellas. Sin embargo su paso por la Copa Federación de esta temporada se manchó el pasado jueves por la noche en su visita a Atlético San Jorge. El Lanudo se fue goleado y uno de sus defensores protagonizó una situación tan lamentable como bochornosa.

El ánimo ya estaba caldeado por alguna pierna fuerte y el local lo estaba ganando con comodidad -3 a 0-, pero nada hacia prever lo que vendría a los 28 minutos del complemento. Gianni Serafini, hombre de 9 de Julio, le entró mal a un rival y vio la tarjeta roja directa. Pero mientras el juez tomaba registro en su cartón, a pocos metros sucedió algo increíble. Martín Costa, uno de lo más experimentados del plantel, se trenzó con un par de rivales y revoleó trompadas para todos lados. Aún después de haber sido -correctamente- expulsado.

El marcador central es uno de los pocos hombres foráneos del conjunto de Berabevú, su físico es imponente, aunque en esta ocasión no supo controlar sus nervios. Para colmo, los suyos terminaron perdiendo por 5-0 y están prácticamente al margen de un torneo en el cual estaban haciendo un papel más que destacado.

Se espera que la actuación del Tribunal de Penas sea dura con Costa, incluso habrá que ver si se afecta su normal participación en el torneo de la Liga Interprovincial.

Así fue el momento de la reacción de Costa