Este martes, a las 21.30, hay una cita que muchos esperan: se renueva un símbolo que distingue a la ciudad. Tras realizarse obras de remodelación, quedará habilitada la tradicional fuente que le da nombre a una de las cuatro manzanas de plaza Casado. Un hecho para no pasar por alto es que la reinauguración coincide con el centenario del espacio, construido en 1918, poco más de una década luego de que Casilda fuera declarara ciudad.

Los trabajos llevaron alrededor de dos meses y forman parte de un plan de refacciones en las cuatro plazas céntricas por parte de la Municipalidad, a través de la Secretaría de Obras Públicas, liderada por la ingeniera Marta Lapegüe. La funcionaria dio detalles en declaraciones a Radio Casilda: “La última referencia de la fuente funcionando como tal es de hace 26 años. Hubo que hacer más de lo que se pensaba para que haya movimiento de agua, que era lo que más queríamos. Se puso una cañería perimetral, se restauró la estatua y se sellaron las filtraciones”, contó. Mucho de este trabajo se hizo de forma subterránea.

Lapegüe anticipío que el movimiento de agua va a poder verse todas las mañanas, y durante el verano también entre la tarde y parte de la noche. Incluso, se añadieron luces, cuyo encendido estará coordinado al del alumbrado público. Los horarios previstos para la actividad serán ajustados a lo largo del año, en función de la luz solar.

Cien años después de la primera que se construyó en Casilda, la fuente de la plaza volverá a atraer a ciudadanos y visitantes. Las autoridades invitaron a la ciudadanía a participar del acto inaugural y seguir la tradición de tirar una moneda y pedir sus deseos.