Desde el primer día de junio, los metalúrgicos de todo el país van a parar media hora por cada una que trabajen. El motivo de la medida de fuerza es que el sector sigue sin acordar paritarias y la brecha que existe entre trabajadores y empresarios es grande. Unos quieren un aumento del 30% y los otros, apenas ofrecieron el 20%.

Storlini, UOM Casilda.
Storlini, UOM Casilda.

Juan Storlini, delegado de la Unión Obrera Metalúrgica local, habló en Radio Casilda y brindó algunos detalles de la negociación frustrada. "El gobierno no quiere que los acuerdos salariales excedan el 20% y eso no tiene una explicación lógica. Los empresarios absorbieron aumentos de electricidad, gas pero cuando llega la hora de arreglar los salarios, los trabajadores pagan el ajuste", declaró Storlini.

El sueldo básico para un trabajador metalúrgico que se inicia en la actividad es de 8.500 pesos de bolsillo, y la idea de los delegados es llegar a los 11.000 pesos porque actualmente, no se supera la línea de pobreza. Para ello negocian, pero mientras tanto la medida de fuerza se extiende, en principio, por una semana para evaluar la respuesta del gobierno nacional y los empresarios.

Storlini agregó que "los locales del centro de la ciudad muestran que el trabajador no tiene dinero en el bolsillo. El que paga luz, alquiler y de más, come y paga los impuestos, no lo gasta en los comercios. Cuando la tiene, la gasta, no tengas dudas que es así", expresó el representante de la UOM en Casilda.