Un grupo de autoconvocados, conformado por docentes, padres y miembros gremiales, estuvo ayer por la tarde en la sede de la Regional 5ª del Ministerio de Educación para presentar un petitorio respecto de la situación que se vive en dos núcleos rurales de la zona. El recorte que se plantea desde la Provincia limitaría el transporte a una beca con un monto mensual, y excluiría el traslado de los maestros.

Por supuesto que esta noticia cayó con un balde de agua fría para todos los involucrados en el conflicto. Hasta el 30 de junio se aseguraría el paso de colectivo de forma normal, pero luego del receso cambiarían las condiciones. Los estudiantes se manejarán con un monto mensual que ronda entre los 1000 y 1800 pesos, dependiendo de la distancia que deban recorrer diariamente. 

"Ya estuvimos haciendo los cálculos basamos en 20 viajes aproximados por mes y es imposible de costearlo de esa manera. Hay chicos que recorren 17 kilómetros por tierra y otros 40 por tura", contó el profesor Horacio Filippi, quien dicta clases en los establecimiento involucrados.

De igual modo, los docentes perderían el derecho a la movilidad, algo que parecía asegurado desde la promulgación de la Ley Nacional de Educación en 2009. "Algunos compañeros titularizaron en mayo y ahora se encuentran con esta situación. También se hace imposible encontrar reemplazos", se quejó Filippi.

La delegada de la Región 5ª se comprometió a elevar el pedido por la vía jerárquica. Aunque por el momento no hay una intención de cambiar el panorama. Hasta hace algunos días, los chicos de las escuelas Nº 383 Luis Crenna y Nº 2022 Nicolás Avellaneda viajaban cada día en un transporte costeado por la Provincia. En este año, los dueños de los vehículos dejaron de recibir los pagos y todo hace indicar que el recorte será total.