La semana pasada, el directorio de la empresa Vassalli Fabril anunció el desprendimiento de 52 obreros y se justificó al mencionar problemas económicos. La noticia no sorprendió aunque sí causó decepción. Sobre todo porque se dio a conocer después de la visita de Alicia Ciciliani, flamante ministra de la Producción. La misma funcionaria pasó por los micrófonos de Radio Casilda y dejó su parecer.  

La representante del Gobierno Provincial participó de una reunión en la sede del Ministerio de Trabajo en Rosario, donde hubo una suerte de mediación entre ambas partes. Vale recordar que los capitales de Vassalli fueron recientemente transferidos a nuevos inversores, quienes se encontraron con cuentas muy comprometidas. Es por eso que se quiere reducir la planta a 350 obreros, siendo que al principio de año contaba con más de 500.

Alicia Cicilani, Ministra de la Producción.
Alicia Cicilani, Ministra de la Producción.

“Se planteó la idea diversificar la labor, abriendo una línea de fabricación de tractores y otra de equipos de riego, las que estarían en funcionamiento en el plazo de dos a tres años y podría recuperar el número de empleados”, contó Ciciliani. Más allá de eso, la ex diputada pidió seguir los lineamientos del Procedimiento Preventivo de Crisis (PPCE) para evitar que los magnates despilfarren el dinero proveniente de subsidios. Cuando una fábrica requiere este trámite se abre un expediente en el Ministerio de Trabajo al cual pueden acceder las distintas carteras. Es definitiva, permite llevar un control pormenorizado.

Más adelante en la charla, la funcionaria insistió: “También se debe entender que esto no es un problema netamente económico, es un problema político. Todo el que llega al gobierno quiere refundar la república. Y no es así”. En ese sentido, pidió mayor compromiso del Estado -en todos sus niveles- para amparar a los trabajadores.