La región es tierra fértil para los talentosos del deporte. En esta parte del mundo nacen muy buenos valores que luego nos representan en las diferentes latitudes del planeta. Es el caso de Pablo Marisi, el futbolista nacido en Nueva Roma que en este 2018, jugará, por su segundo año consecutivo, la definición del campeonato de República Dominicana.

El delantero sabe muy bien lo que es ser campeón en la LDF. Ya lo fue el año pasado en el Atlántico y en esta temporada, después de haber sido el más destacado de ese equipo, Cibao lo apuntó para jugar la fase de play-off y allí no defraudó.

Las semifinales fueron ante el Atlético Pantoja. En la ida fue 3-2 en condición de visitante y la vuelta, tuvo un marcador idéntico aunque con un desarrollo diferente. El equipo del casildense perdía 2-0 y se repuso, cuando el mismo Pablo colocó en el empate. 

Cibao jugará las finales con el Atlético San Francisco. Ese elenco superó a Vega Real por 8-0 y 2-1, y con esa contundencia pasó a la fase determinante. Allí lo espera el elenco donde juega Pablo Marisi, uno de los cinco jugadores que puede tener el privilegio de ganar dos Ligas consecutivas en República Dominicana.