El ex volante creativo de Aprendices, y transformado definitivamente en un delantero en República Dominicana, tendrá la oportunidad de disputar su tercera final consecutiva en Centroamérica. La curiosidad es que lo hará con otra casaca diferente. Ya celebró con Atlántico y Cibao. Ahora busca repetir con los colores de Atlético Pantoja.

Pablo Marisi continua escribiendo una historia personal destacada en el fútbol dominicano. Al cual arribó en la temporada 2017 y no para de sumar cotejos de trascendencia. El último fin de semana, su equipo le ganó en la tanda de penales por 3-2 a Jarabacoa y accedió al partido definitorio del Torneo Apertura. El cotejo cumbre será el próximo domingo en la cancha del Cibao, justamente el ex equipo del Topo y con el cual se consagró en 2018.

A diferencia de las temporadas anteriores, en esta ocasión el campeonato mayor de República Dominicana se dividió en Apertura y Clausura. El triunfador del primer semestre no obtendrá todavía la estrella, pero sí se ganará el derecho de meterse en la final anual. Algo similar a lo que ocurre en la Liga Casildense.

Pantoja y Cibao son dos grandes animadores de los campeonatos locales, aunque nunca antes habían chocado en un cotejo de este tipo. Los de Santo Domingo fueron los primeros campeones oficiales en el 2015, derrotando a Atlético por penales. En tanto que los de casaca naranja son los actuales monarcas, ganaron con claridad la fase regular y despacharon sin inconvenientes en las semis Moca FC. 

En el encuentro por la fase regular del torneo, Cibao se impuso por 2 a 1. Pablo Marisi cumplió con la ley del ex, anotando el único acierto de los visitantes.