Uno de los puntos neurálgicos en Casilda es el tránsito. Los controles permanentes en las calles de la ciudad desnudan una problemática: el alto grado de incumplimiento de las normas para circular. En  el Juzgado de Faltas, a cargo de Emilio Ardiani, son muy numerosas las actas y causas judiciales que se abren por la cuestión, con una también importante cantidad de vehículos que son secuestrados por no adecuarse a las normativas.

“Desde el Tribunal de Faltas de Casilda, tenemos competencia municipal y provincial. Son alrededor de 4000 expedientes anuales, que tratamos en forma local”, aclaró Ardiani en diálogo con Radio Casilda, y adicionó que actualmente en el tribunal, entre expedientes abiertos y cerrados, hay cerca de 40 mil causas.

Sobre el total de actas labradas por los inspectores, tanto en la zona urbana como en las rutas aledañas que pertenecen al distrito Casilda, entre un 50 y 60% son tramitadas. Es decir, se efectúa el pago voluntario de la multa o se realiza el descargo para esperar una resolución. “No es un porcentaje alto. La gente lo hace sólo cuando tiene la necesidad para renovar la licencia o tramitar un libre de deuda para transferir un vehículo”, dijo el magistrado.

También, el juez se refirió a los rodados que son incautados por no cumplimiento de las normas de tránsito. En ese caso, sí hay mayor cumplimiento por parte de los infractores, sobre todo en el caso de los autos, ya que los secuestros obedecen a medidas cautelares. Ante esa circunstancia, se opta por poner en regla lo que es necesario, y se abona sea la totalidad de lo que consta en el acta, o bien se realiza un plan financiado para cumplimentar con la sanción económica. No obstante, con las motos, la situación es muy diferente.