Carina y su familia están refugiados en su casa. Es que cada vez que se van, se producen entraderas y pierden lo que compraron con tanto esfuerzo. Este martes mientras no paraba de llover, los maleantes rompieron las aberturas de su hogar e ingresaron para apropiarse de su televisor, una computadora y un secarropas.

Lo curioso es que el 27 de septiembre pasado, también habían entrado a su vivienda. En aquella oportunidad les llevaron garrafas y la bicicleta de su hijo. Ahora se quedaron con sus electrodomésticos y ya no sabe más a quien recurrir. Hizo las denuncias pero no tiene respuestas.

En Nueva Roma E, hay reclamos desde octubre de 2016. En esos tiempos, la propia Carina fue una de las que encabezó la protesta. La vecina entiende que desde que se disolvió la Policía Comunitaria, se sienten inseguros. Para ella, esa es una de las causas de los repetidos robos en la zona.

"No llegué a poner rejas. Los números no me dan. Había averiguado por la alarma, ya estaba esperando a cobrar, pero me quedé sin aberturas y sin nada de lo que me robaron. Se complica todo", relató la víctima del robo en Radio Casilda.