La Biblioteca Popular Carlos Casado de Casilda atraviesa uno de sus peores momentos debido a un desfasaje económico a partir de un error en la liquidación de sueldos del estudio contable que llevaba los números de la institución. Paralelo a ello, existe una importante morosidad de los socios y cierta indiferencia de las autoridades locales.

Adriana Taborda, presidenta de la comisión directiva, dijo que la actualidad de la Biblioteca es “preocupante” porque atraviesan “por un desfasaje en la economía”, que hace “que salga más de lo que entra”.

Todo comenzó a mediados de año cuando el estudio contable que liquidaba los sueldos de los empleados de la institución cometió un error, que significó que en agosto la comisión directiva debiera enfrentar el pago correspondiente. “Eso nos ha hecho sacar muchos de nuestros fondos ahorrados y hubo que ponerse al día. Lo asumimos, arreglamos, pero a partir de eso quedamos ‘tecleando’”, indicó la directora.

A estos se le suma que el 35 por ciento de los 1608 socios son morosos y eso repercute considerablemente en los números de la institución porque es el único ingreso fijo, más allá de algún subsidio nacional para la compra de libros, tecnología o remodelaciones. Además, alquilan parte de su terreno a Telecom para la colocación de una antena telefónica.

Son alrededor de 80 mil pesos los gastos mensuales y el ingreso ronda los 60 mil. El dinero que desembolsa la Biblioteca cada mes corresponde a sueldos, aguinaldo, impuestos servicios, seguro de la cobradoras, entre otros. Solo está exenta del pago de la electricidad y el teléfono. No así del gas, que para poder afrontarlo debieron decidir cobrar un canon cada vez que prestan su sala.

En 108 años de historia, la Biblioteca Popular Carlos Casado atraviesa uno de sus peores momentos, y así se lo hizo saber la comisión directiva en la nota que envió a autoridades e instituciones a quienes convocó a una reunión el pasado 12 de diciembre. A dicho encuentro, lamentablemente, fueron muy pocos: el secretario de Cultura José Luis Rodríguez, la concejal Antonia Pierucci, el diputado provincial Carlos Del Frade, y representantes de instituciones.

“El desfasaje que tenemos es de entre 20 mil y 30 mil pesos”, explicó la directora, quien señaló que esta semana volverá a dialogar con la Municipalidad y estimó “que alguna ayuda vamos a recibir”.

Actualmente la Biblioteca tiene 4 empleados, 70 mil volúmenes, y una historia intachable como una de las instituciones que acompañaron el crecimiento de Casilda desde sus principios. Lamentablemente hoy sufre un mal presente económico, que puede solucionarse con la responsabilidad y colaboración de todos.