Desde 2014, en Casilda descansa una ordenanza que aprueba la implementación del transporte público de pasajeros. Lo que resta, claro está, es ponerla en práctica. Con tal fin, la concejala Antonia Pierucci está recorriendo los barrios y recogiendo testimonios de los vecinos.

“Creemos que Casilda merece ofrecerle a la gente otra alternativa, la del transporte público. Vamos a los barrios para consultarle a la gente y a través de ellos, poder implementar esta iniciativa”, subrayó Pierucci en diálogo con Radio Casilda.

El motivo de no haber activado el servicio de transporte radica en el argumenta de experiencias fallidas. Hace un tiempo prolongado, en la ciudad circulaba un micro aunque la frecuencia con la cual lo hacía, terminó por volverlo obsoleto. Al respecto, la representante del Partido Justicialista expresó que “algunas personas consideraban que las opciones anteriores no habían dado resultado. Tiene que haber una regularidad, de una hora entre parada y parada para organizar los horarios, y también concientizar a la gente. Probablemente no se dé en el primer mes, pero si informamos a le gente y cumplimos con los horarios, va a funcionar”, dijo Antonia con marcado optimismo.

Quienes requieren de este servicio con más énfasis son los habitantes de los barrios periféricos que deben recorrer largas distancias. “Muchos se mueven en moto o bicicleta, pero la gente mayor no puede”, recalcó Pierucci en relación a las personas que fueron consultadas en el FO.NA.VI, citando un caso de los que fue tomando conocimiento.

Hasta el momento, es un intento de reactivación de una ordenanza duerme la siesta desde hace dos años.