Faltan muy pocos días para que la obra de reestructuración de la residencia Avelino Lóttici se dé por concluida. Y cuando menos se lo pensaba, llegaron los imprevistos. A lo largo de las últimas dos semanas, los trabajadores admitieron retrasos en los pagos semanales y se teme por otra posible paralización. La comisión de seguimiento pidió una reunión con autoridades locales.

Según el testimonio de Tomás Morales, miembro de la comisión, el avance en el edificio es notable. Incluso se animó a vaticinar que a finales de octubre se daría or terminado. Aunque hay inconvenientes en los haberes que deben percibir los empleados cada viernes. Incluso los mismo proveedores de materiales experimentaron el mismo síntoma.

"Esperemos que sólo se haya tratado de un inconveniente esporádico. Que tenga una solución inmediata. Es una lástima que sucediera algo imprevisto a poco de culminar la obra", manifestó Morales a Radio Casilda. Los pagos se efectúan cada final de semana, pero que dinero que se les retribuyó recién el miércoles, apenas cubrió una parte del total.

El ex Defensor del Pueblo fue un poco mas allá y se animó a disparar. "La empresa anterior se fue porque no le pagaba el Pami", afirmó. Haciendo referencia a Pilar Construcciones, la cual abandonó la obra en medio de polémica y acusaciones cruzadas. Si bien ahora ven buena voluntad, advirtieron que todo tiene un límite. Esta mañana, los trabajadores se iban a presentar a cumplir con sus labores diaria.