La anunciada obra de la Circunvalar Norte comenzó en los primeros días de marzo, pero muchos tenían sus dudas respecto de lo que iba a suceder con los árboles de la zona, algunos de los cuales están allí desde hace ocho décadas. Este jueves por la noche, en la sesión del Concejo, se confirmó que las especies autóctonas serán conservadas e incluso se van a plantar cientos de nuevos ejemplares.

En la primera etapa, los trabajos se realizarán en bulevar Argentino, entre América y Oncativo. Sobre esta calle hay una línea de edificación de 20 metros de ancho y allí crecieron casuarinas, plátanos, robles, pinos y nogales. Para evitar sacar todos los árboles y generar un alto impacto ambiental, se decidió mantener la traza y conservar las especies autóctonas.

Aquellos que no son parte del monte nativo serán extraídos, pero una vez culminada la obra se plantarán gran cantidad de nuevos ejemplares con el fin de generar un límite natural entre el campo y la ciudad.

"La idea es plantar 600 ejemplares en la traza para que haya una cortina forestal a futuro que delimite la zona urbana de la rural. Los 20 metros de la línea de edificación de calle Oncativo permiten que exista la calle, la banquina, las cunetas y los desagües. Una vez que se alineó la ruta, se tomó la decisión de conservar la hilera de casuarinas", contó en Radio Casilda, Fernando Sambrailo, Secretario de Planeamiento Urbano y Vivienda.

Werk Construcciones lleva a cabo los trabajos en el camino destinado al tránsito pesado que constará de una doble mano para facilitar el ordenamiento territorial de la zona urbana, y evitar que ingrese el agua de los campos a la ciudad.