El centrocampista que destacó en su paso por el fútbol local, vistiendo los colores de Rosario Central, atraviesa un momento de desconcierto en el viejo continente. Luego de completar su primera temporada en Europa, jugando en la máxima categoría de España, ahora parece podría buscar nuevos horizontes. Su actual equipo, por ahora, no lo considera para jugar a la espera de una resolución de la FIFA.

La cuestión tiene su foco en lo que aconteció hace un par de años atrás, cuando se detectó un caso de doping positivo que incluso frustró la posibilidad de pasar a River Plate. En ese caso, el casildense debió cumplir una sanción en Xolos de Tijuana y, posteriormente, fue transferido al Huesca. En el azulgrana tuvo la oportunidad de mostrarse en el fútbol más competitivo de Europa y se reencontró con su mejor forma pese a que el elenco perdió la categoría.

Sabiendo que aun tenía contrato con la institución de Aragón, Musto arrancó la pretemporada y fue parte de los amistosos que enesayó el Huesca en los últimos meses. Pero a la hora de largar la competencia oficial no fue considerado. ¿La razón? El club recibió una notificación de FIFA, la cual recurrió al Tribunal de Arbitraje Deportivo para pedir una sanción más dura para el casildense por su caso de dopaje.

Ante este panorama, y con la posibilidad de que Musto quede sin jugar hasta enero, se decidió que por el momento no participará de las competencias oficiales. Él sigue entrenando junto a sus compañeros pero ni siquiera tiene un dorsal asignado en la plantilla. El número 6 que lució en La Liga, por ahora no tiene dueño.