En el centro de la Plaza 'San Martín' de la ciudad de Casilda, se encuentra una imagen del prócer que se decora con el cielo y que es imponente por su gran figura. Pero a muy pocos metros, hay otra cuestión histórica que desde hace años, le hace compañía. Se trata de un pino, retoño directo del que se encuentra en el Campo de la Gloria, en San Lorenzo, y que se lo recuerda por el descanso del General luego de la batalla que lleva el nombre de la ciudad en la que está plantado.

Este retoño, que hoy se muestra estable -pero seco en su interior-, hace aproximadamente sesenta años -o tal vez un poco más-, que es parte de un espacio verde y céntrico, que, en tiempos de "normalidad" ve correr a cientos de niñas y niños que sin saberlo, giran alrededor de parte de la historia de nuestro país.

Teniendo en cuenta la conmemoración por el paso a la inmortalidad de José de San Martín, este 17 de agosto y al aire de Radio Casilda, la Ingeniera Agrónoma Liliana Álvarez y asesora ambiental, relató la historia y el presente de una especie que alberga y mucho. Hoy, prácticamente está muerto, y esperan por retirarlo para evitar males mayores cuando la actividad en la comunidad vuelva a normalizarse.

"Es un retoño del pino original de San Lorenzo que se planteó durante la gestión de Emilio Ardiani       -padre-, y la gobernación de Carlos Sylvestre Begnis, aproximadamente en 1958-59 que fue el momento en el que se inició la plantación. El dato me lo dio el ingeniero Torresi que vive frente a la plaza San Martín", explicó Liliana y agradeció el recuerdo de mencionado vecino.

Respecto al retoño en sí, mencionó: "Tiene unos 61 años y te aseguraría que está casi muerto, recuerdo haberlo visto previo a la pandemia y estaba bastante afectado". Además, contó que "empezaron a secarse algunas ramas en la parte superior, el proceso comenzó en el período húmedo y de mucho ascenso de las napas" hace algunos años atrás y generando grandes dificultades en su interior.

Según su experiencia, este pino ha durado menos de la mitad de lo un árbol podría vivir. "Se vio más afectado por las cosas que sufrió -ascenso de napas, vientos que quebraron grandes ramas, e incluso la posible descarga de un rayo-, más que por su edad", agregó Álvarez. Generalmente y tal como indicó la Ingeniera Agrónoma, estas especies suelen durar hasta dos veces la vida un humano.

La decisión, retirarlo...

Dado que su estado es realmente complicado, la asesora ambiental de la Municipalidad de Casilda, aseveró que "lo primero que se va a hacer y antes de que se vuelvan a usar los espacios públicos, es disponer el retiro del árbol y evitar posibles problemas con la población -entendiendo que muchos chicos y chicas recorren la zona-, y luego veremos de seguir adelante tratativas de la posibilidad de disponer un ejemplar del Campo de la Gloria", y así reemplazar el que se deberá desplazar.