En medio de las marchas y los reclamos colectivos que se realizan en torno de la suba de tarifas de los servicios básicos, algunas prestadoras contaron cómo actúan en los casos de atrasos en los pagos. Aguas Santafesinas SA tiene una "política reductora", según definen en esa prestadora estatal. ¿En qué consiste?

Desde hace alrededor de un año y medio, se advierte mediante nota sobre los deudas que contraen los usuarios. Si la situación no se regulariza, se disminuye el caudal de agua con el que contará el domicilio en cuestión y si no se llega a saldar la deuda, en última instancia se da por finalizada la prestación del servicio. Así lo explicó Emilio Flamini, Jefe de Assa en la ciudad, aunque a su vez aclaró que esta última opción se instrumentó en muy pocas oportunidades.

"No son cortes, son reducciones las que se hacen, cuando se detecta una deuda importante del usuario con la empresa. Hubo muy poquitos casos en Casilda que se han hecho cortes totales. Después de una reducción, se le dan 60 días a los titulares para regularizar su situación. Si no hay novedades, se corta", dijo Flamini en Radio Casilda.

El titular graficó una postura dialoguista, aunque a la vez aclaró que se han encontrado con abultas deudas acumuladas en el transcurso de los años. Aventuró que se dio en unas diez ocasiones de un año y medio a esta parte, momento en el cual se vieron obligados a instrumentar una política reductora.  

Desde 2016, los usuarios comenzaron a tener complicaciones para estar al día del pago del servicio de Assa. Se multiplicaron los pedidos de tarifas sociales en Desarrollo Social y la empresa realiza unas 30 reducciones por mes, según estimó el propio Flamini.