La cuadra donde funciona la Jefatura de la Unidad Regional IV tuvo gran movimiento durante la tarde de ayer. Muchos móviles y fuerzas policiales estuvieron afectados al operativo de traslado de los detenidos hacia una nueva dependencia. Cerca de 26 presos de la alcaldía local fueron llevados hacia un módulo que se habilitó en la cárcel de Piñero.

El paso del Servicio Penitenciario de la Provincia no se limitó únicamente a la capital del departamento Caseros. También se recogieron internos de las localidades de Las Rosas, San Lorenzo, Cañada de Gómez y Villa Constitución. Los detenidos viajaron divididos en distintas camionetas dependiendo del delito por cual fueron condenados.

Según pudieron precisar fuentes policiales locales, la gran mayoría de los delincuentes que estaban tras las rejas en Casilda fueron retirados. Solamente hubo una excepción.     

En el operativo se vieron involucrados efectivos de la dependencia local, las Tropas de Operaciones Especiales y quienes representaron al Servicio Penitenciario de Santa Fe. 

En total fueron 134 los reos derivados hacia los nuevos pabellos de la Unidad Penal N° 11. El que se expresó luego del operativo del lunes fue el Ministro de Seguridad de la Provincia, Maximiliano Pullaro. El joven funcionario dijo: "La policía debe estar patrullando las calles y los presos dentro del sistema carcelario. Por un lado el personal de las Unidades Penales está preparado para esta función y, por el otro, los uniformados no pueden convivir con aquellos a quienes pusieron tras las rejas".