Desde el primero de abril, los hospitales de la región tienen la posibilidad de contar con un helicóptero ante situaciones de emergencia vinculadas al traslado de pacientes hacia centros médicos de mayor complejidad. Este jueves se hizo una demostración en las cercanías del San Carlos.

Además del piloto, el espacio está reservado para un médico, una persona a cargo de la logística del operativo y el paciente que deba ser asistido. El objetivo es montar una terapia intensiva móvil, al punto tal de tener el mismo equipamiento que una ambulancia. Cuenta con respiradores, cardiodesfibriladores, un monitor multiparametros, bolsos con medicación e instrumentos de inmovilización.

El BO-105 aterrizó en un baldío lindero al San Carlos.
El BO-105 aterrizó en un baldío lindero al San Carlos.

La Municipalidad y la Secretaría de Salud organizaron el espacio para que en el terreno lindero al hospital se montara una suerte de helipuerto en el que se desarrolló la primera práctica con el objetivo de comprobar si se puede hacer un protocolo operacional seguro en Casilda.

Hay dos tipos de traslados, el primario y el secundario. Por un evento no programado se puede pedir el helicóptero sanitario para cubrir la necesidad urgente del paciente. También se pueden resolver situaciones en marcos con mayor previsibilidad en función de poder darle una mejor atención a un paciente en sólo 15 minutos, tiempo que demanda ir desde Casilda a Rosario. El Heca y el Hospital de Baigorria ya están listos para recibir helicópteros y por el mismo camino van el Sanatorio Parque y el de Niños.

"Por lo que estamos analizando, no hay ningún problema en preparar este lugar para poder recibir el helicóptero y poder hacer una evacuación y trasladar a algún paciente. Este servicio será prestado conjuntamente por el sector público y el privado", explicó Roberto Villavicencio Boretti, referente del Grupo Oroño, en Radio Casilda.