Siguen los problemas para las empresas y fábricas locales. En el comienzo de esta semana le tocó a 16 empleados de IARSA, firma que funciona como satélite de Gherardi SA.. Los afectados se concentraron desde las 10.30 frente al edificio donde habitualmente realizan sus labores y quemaron neumáticos a modo de protesta. Todavía no cobraron la primera quincena de noviembre.

Doce de los trabajadores desempeñan sus tareas en el lugar donde se concretó el paro, mientras que otro cuatro lo hacen en una pequeña planta de barrio Nueva Roma. A todos los une la misma problemática, están teniendo serias dificultades para cobrar lo que les corresponde. "En la casa, un día sin el sueldo significa comer mal", soslayó Ángel Ríos, secretario adjunto de UOM, quien acompañó la protesta.

Los delegados tuvieron una audiencia con los responsables de la firma a primera hora de este lunes, aunque no hubo acuerdo. Se les ofreció pagar apenas el 50% de sus haberes el próximo miércoles. Algo que no cierra porque tampoco se aclaró cuando les entregarían la parte restante. El encargado de negociar con los empleados es un allegado a la empresa Gherardi, por lo que el dinero tiene que salir de esas arcas.

La situación es crítica desde donde se la mire para los trabajadores, porque ya vienen recibiendo malas noticias. La fábrica está activa con jornada disminuida, sólo desempeñan sus tarea dos días a la semana y, por consecuencia, el dinero que reciben disminuyó notablemente.