Una de las buenas noticias del mundo deportivo para los casildenses llegó de la mano de Pablo Marisi. El delantero que experimentó su segunda temporada consecutiva en tierra caribeñas, volvió a coronarse en la liga de República Dominicana. Había quedado al margen con Atlántico, pero Cibao lo rescató para jugar la postemporada y el ex Aprendices respondió con creces.

El sábado fue el día de la coronación para el elenco vestido de naranja. En la definición a único partido contra Atlético San Francisco, se impusieron por la mínima diferencia gracias a Jean Jackinton. El cierre de temporada puso cara a cara a los dos mejores de la fase regular. De todas formas, el team de Santiago de los Caballeros resultó más efectivo y levantó el trofeo.

El 2018 resultó extraño para Marisi, aunque culmina con otra sonrisa. Pasó los primeros meses parados luego de la rotura del tendón de aquiles que se le produjo en su retorno a la LCF. Tomó la decisión de retornar a Centroamérica para sumarse a las filas de Atlántico, con el cual había ganado el título 2017 siendo gran figura. La experiencia no fue tan buena, porque los de Puerto Plata se quedaron fuera de los clasificados, a un punto del sexto lugar.

Allí apareció Cibao, que reforzó su plantel de cara al último tramo del torneo e incorporó al delantero casildense. Luego de superar en la semifinales a Atlético Pantoja, el conjunto naranja ganó su primera estrella a nivel local, la segunda consecutiva de Marisi.