La inseguridad nuevamente recorre la calles de una ciudad que cada vez más se colma de rejas, alarmas y cámaras. Aunque esas decisiones parecen no importarle a quienes, sobre todo por las noches, logran hacerse de lo ajeno, a veces con sus moradores dentro del lugar.

El día lunes comenzó mal para un local de ventas de calle Tucumán al 3300. Estando en el lugar un mensaje recibido en Radio Casilda, anunciaba: "Reiterados robos en la zona de Tucumán al 3000", los propios vecinos habían hecho llegar la información alertando sobre lo que estaba pasando.

Ese mismo día, en las redes sociales recorrió la foto de una bicicleta que también había sido sustraída. Con una pequeña particularidad: es la cuarta que le roban a la misma persona. En su cuenta personal de Facebook expresó: "Es la cuarta bicicleta que me roban dentro del patio de febrero hasta la fecha de hoy".

Siguiendo con lo hechos y teniendo en cuenta que algunos no fueron denunciados, el día jueves en un kiosko de calle Alvear al 2426 recibieron malas visitas forzando la puerta y rompiendo la cerradura. A la llegada del móvil de la emisora, la moradora tuvo que atenderlo desde adentro ya que tuvo que trabar la puerta con otro elemento hasta comprar un nuevo cerrojo.

Este viernes, en la intersección de Buenos Aires y Moreno, un nuevo hecho delictivo tuvo lugar en el local de Carnave. En pleno centro de la ciudad y aparentemente en horas de la madrugada, ladrones utilizaron un elemento para romper uno de sus vidrios principales y poder llevar dinero en efectivo.

El dueño del comercio, Sebastián.. dialogó con Radio Casilda y confió: "Nos robaron, no estamos ajenos a la realidad. Por suerte no se llevaron tanto". Según los primeros testimonios si bien el robo de efectivo no asciende a cifras mayores, el vidrio que rompieron es realmente muy costoso.

Como si esto fuera poco, mientras Sebastían Caggiano daba testimonio de lo acontecido, otro llamado confirmó que en Ayacucho y Beltrán, otro comercio había sido increpado por malhechores. Lo cierto y lo triste, es que con la misma modalidad, rompiendo el vidrio para intentar ingresar y delinquir.