Los representantes gremiales de los trabajadores de la carne de todo el país se encuentran nuevamente en "alerta". El conflicto que atraviesan no se resolvió y la Conciliación Obligatoria llegó a su fin sin conseguir el aumento pretendido por los empleados. Además, exigen que se limite el accionar de las Federaciones para evitar enfrentamientos, como ha sucedido en el mes de marzo, algo que aún  tampoco llegó a buen puerto.

Por todo esto, el día martes 3 de septiembre los Secretarios Generales del sector y de todo el país se reunirán en la ciudad de Buenos Aires para determinar cuales son los pasos a seguir. En diálogo con Radio Casilda, Sixto Vallejos, referente del Sindicato de la Carne, se refirió a esto: "Allí se va a elaborar y proponer un plan de lucha que nosotros sostenemos que tiene que ser lo más contundente posible para que de alguna manera u otra el gobierno nacional pueda resolver de manera inmediata el problema". 

Además, el entrevistado explicó el inconveniente entre las dos federaciones de trabajadores del sector. Por un lado está la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados y por el otro, la que representa Vallejos, que es la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Carne y Afines.

Según explicó: "Pedimos al Ministerio de Trabajo que dicte una resolución" y así evitar enfrentamientos como los que ya se vivieron, incluso con heridos de bala. En la actualidad ni el problema económico está resuelto ni la limitación del accionar de las agrupaciones, es por eso, que el estado de "alerta" está vigente al igual que la incertidumbre.

"Al no tener solución, convocamos para el martes a todos los Secretarios Generales del país para analizar y retomar las medidas de fuerza, y así ver como comenzamos y como terminamos. El Concejo Directivo de la Federación va a proponer un plan de lucha pero debe ser analizado por todos", explicó Vallejos.

En tanto que es necesario estar muy atento a lo que suceda la semana próxima ya que no se descarta que las medidas abarquen un paro de actividades. Algo que desabastecería las carnicerías durante algunos días si es que se confirma.