Organizaciones sociales, agrupaciones que nada tienen que ver con un determinado gobierno, son el puntapié inicial para movidas sociales que buscan proteger el ecosistema, mejorar la calidad de vida de las personas y evitar el contagio de enfermedades por el uso de diversos productos referidos al trabajo rural.

 La marcha Nacional de los barbijos es una iniciativa que se realizará el 5 de junio en todo el país y que "surgió de la preocupación debido a este modelo que nos enferma", confió a Radio Casilda, Luciana Luraschi, integrante de Paren de Fumigarnos. "Un ejemplo es la soja, ya que tiene muchas consecuencias, entre ellas,  la tala de árboles", concluyó.

Es por una suma de cuestiones que se decide salir a marchar, buscando visibilizar una problemática que se acarrea desde hace años y que aún no tiene un lugar clave en la agenda diaria de nuestra comunidad. "La marcha se planteó para desarrollarse durante el Marco del Congreso de Salud Socioambiental", apuntó Luraschi.

El Congreso tendrá lugar del 5 al 7 de junio, en complemento a dicho evento, la movilización saldría desde la Bolsa de Comercio de Rosario y llegaría hasta el Monumento donde culminaría con números artísticos. "Hay que entender que está lucha es de todos y no de un par de locas que andan por ahí marchando", anunció la Casildense.

Desde organizaciones como El Paraná no se toca, -de la cuál Luaschi también forma parte-, tratan cuestiones legales, -la acción concreta sobre el territorio-, y fomentan la educación, visitando escuelas para concientizar. Respecto a Paren de Fumigarnos, apunta a la legislación y sobre todo al control de fumigación respecto a la distancia en la cual se llevan adelante estos trabajos.

Escuchá la palabra de Luciana Luraschi en Primera Data