María de los Ángeles Verón, "Marita", tenía 23 años y vivía en San Miguel de Tucumán junto a su pareja y su hija Sol Micaela de 2 años. El 3 de abril del año 2002, por recomendación de una vecina, asistió a la Maternidad de San Miguel de Tucumán para colocarse un DIU y su familia jamás volvió a verla. 

Ese mismo día, su madre Susana Trimarco realizó la denuncia y comenzó con una búsqueda incansable que continúa 19 años después y que se ha convertido en un emblema en nuestro país y en toda nuestra región de la lucha contra la trata de personas con fines de explotación sexual. 

Y es que Susana, al ver que nadie hacía nada para encontrar a su hija, comenzó a transitar prostíbulos vestida de prostituta y logró ella sola diagramar la red de trata que funcionaba en el norte de nuestro país; Tucumán, La Rioja, Catamarca y Córdoba. También Buenos Aires y Santa Cruz formaban parte del mapa de las provincias principales en las cuales los proxenetas, con ayuda del poder judicial y de la policía, "movían" a sus víctimas.

La madre de Marita Verón logró rescatar a más de un centenar de jóvenes que estaban secuestradas, asistiéndolas de manera voluntaria. También rescató a 17 argentinas que ya se encontraban en el exterior. Algunas de las víctimas que lograron salir le confirmaron que habían compartido cautiverio con su hija.

Las versiones daban cuenta de que la trasladaban constantemente, le teñían el cabello y le ponían lentes de contacto de colores. También se supo que tenía una enorme cicatriz en la espalda luego de ser apuñalada y que había tenido un hijo producto de las violaciones de José "Chenga" Gómez.

En 2007, Susana Trimarco creó la Fundación María de los Ángeles donde sigue rescatando y asistiendo a víctimas de trata de personas, a través de un equipo de profesionales. Además, logró que en 2008 el gobierno creara la Oficina de Rescate y Acompañamiento a Personas Damnificadas por el Delito de Trata de Personas, dependiente de la Secretaría de Justicia del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. 

También, gracias a su lucha, se creó en 2011 el 145, la lína gratuita en donde no solo pueden denunciarse casos de trata de personas y de menores sino también a medios de comunicación y portales de Internet que publiciten ofertas sexuales.

En diciembre del año 2012, todos los acusados por el Caso Marita Verón fueron absueltos generando uno de los escándalos judiciales más recordados por la sociedad argentina que seguía el juicio a través de la Tv Pública. Finalmente, el caso llegó a la Corte Suprema de Justicia de Tucumán en 2013 y el fallo absolutorio fue revocado. Diez de los trece imputados fueron condenados a penas de entre 10 y 22 años, pero nunca dijeron dónde está Marita. 

Hoy, a 19 años del último día en que vio a su hija, Susana Trimarco la recordó con un sentido y emotivo mensaje en redes:

 

Susana Trimarco on Twitter